viernes, 4 de mayo de 2018

Periodismo y Aventura

Nota del Autor (OLL). El texto que sigue a continuación en realidad es parte de un ensayo y el inicio de una conferencia que he tenido el privilegio de impartir en alguna ocasión. En él trato de aunar dos cosas que me han apasionado toda la vida y, quizás por mi formación académica y por las vicisitudes profesionales, en ocasiones he podido experimentar como si de una sola se tratase… De ahí la reflexión en la que os introduzco a continuación y que, espero, os resulte interesante y sea de vuestro agrado. 


Por Ángel Alonso (OLL) 

Aunque sean conceptos distintos, lo cierto es que la relación existente entre periodismo y aventura resulta muy difícil de separar. Incluso, si profundizásemos lo suficiente, podríamos llegar a la conclusión de que ambas facetas pueden llegar a ser inseparables, como las dos caras de la misma moneda. 


Desde el origen de los tiempos, retrocediendo al momento en el que una brizna de inteligencia iluminó el cerebro de algunos de los simios que habitaban la zona oriental de África y con ello comenzara la apasionante aventura de la Humanidad, si hay algo que ha diferenciado al hombre de los animales es su memoria colectiva, es decir, su capacidad de aprendizaje y asimilación de los conocimientos y experiencias transmitidas por los miembros de la especie, ya sean antecesores o contemporáneos, y su facilidad instintiva de avanzar en el conocimiento, de generación en generación.