sábado, 16 de junio de 2018

El Tren Lunático

Nota del Autor (OLL). Me consta que no soy el único que quedó fascinado por aquella escena inicial de la maravillosa película de Sydney Pollack, Memorias de África, en la que un pequeño y humeante tren atravesaba la sabana… Con el encanto y la practicidad de aquellos tiempos, el convoy se detenía en medio de la llanura para recoger el marfil que cargaba el personaje interpretado por Robert Redford y cuyo destino era Nairobi…  En ese tren, rodeada de los lujos victorianos de la época, que era posible poner a disposición de un pasajero de primera clase, viajaba el personaje de Karem Blixen en su llegada a Kenia, para reunirse con su marido y primo, el barón Bror von Blixen… Y fue durante aquella breve parada, en medio de la sabana, cuando la danesa que escribiría bajo el seudónimo de Isak Dinesen, tuvo su primer contacto con el que sería su amante, el cazador y piloto estadounidense, Denys Finch-Hatton. 

Más tarde Karem Blixen se instalaría en las Tierras Altas cercanas a Nairobi donde, con la colaboración de los kikuyu, se dedicaría al cultivo del café en su famosa granja, al pie de las colinas de Ngong… Allí también construiría una escuela para los niños de la zona y su célebre vivienda principal, conocida como M’bogani que en suajili significa “la mansión de los bosques”, en donde, primero junto a su marido y más adelante en compañía de su amante, transcurrirían los mejores años de su vida… Pero esa es otra historia…


Lo que sigue a continuación trata sobre los orígenes y construcción del ferrocarril que consolidaría la colonización y el control del Imperio Británico en la región. Para los que estén interesados y tengan la oportunidad, resulta muy recomendable una visita al Museo del Ferrocarril en Nairobi. Allí, además de poder conocer su historia con mayor profundidad, se podrán ver evocadoras fotografías, observar curiosos objetos e incluso, subir a las locomotoras o entrar en algunos de los vagones que allí se conservan… En definitiva, un viaje a un tiempo único, en un entorno fascinante…


Por Ángel Alonso (OLL)

En mayo de 1896 se tendían los primeros raíles del Uganda Railway, construido en plena sabana africana a ritmo frenético y con muchos percances, originalmente, para el transporte rápido de tropas entre Mombasa, en el Índico, y el Lago Victoria en Uganda.

jueves, 24 de mayo de 2018

Himalaya, la morada de los dioses

Nota del Autor (OLL). Hace tan solo unos días nuestro amigo Luis Miguel López Soriano, miembro y especialista de filmación de la “Expedición IFEMA – Carlos Soria Dhaulagiri 2018”, acompañó al veterano alpinista en un nuevo intento hacia la cumbre de 8.172 metros, situada en los márgenes del valle del Khali Gandaki, en Nepal. Lamentablemente las informaciones recibidas, alertándoles sobre un notable empeoramiento de las condiciones meteorológicas, les hizo desistir y regresar al Campo Base cuando ya habían alcanzado el Campo III, instalado a 7.250 metros de altura. Renunciar y no hacer cima es duro. Pero lo realmente importante es que todos están bien y se puede felicitar al equipo por su excelente trabajo. La montaña siempre permanecerá ahí a la espera de una nueva oportunidad. Y el tomar la decisión correcta, en el momento adecuado, es la única manera de mantener las expectativas para otro futuro intento. Como homenaje a Luis Miguel López Soriano, a Carlos Soria y al resto de su expedición, incluyo de apertura una de sus fotos y finalizo con su último vídeo enviado desde el Campo Base del Dhaulagiri.


En 2002 organicé y dirigí la primera expedición canaria en conseguir alcanzar una cima de más de ocho mil metros. La montaña elegida fue el Cho Oyu (8.201 m), situada en la frontera entre Nepal y Tíbet (China). El texto corto que viene a continuación fue escrito en algún momento, durante aquella aventura, y en él traté de sintetizar lo que representa y la relación que pudiera existir entre los hombres y la gran cordillera del Himalaya, aquella en la que se ubican las montañas más altas de la Tierra… En cuyas cumbres, dicen las gentes del lugar, habitan los dioses… 


Por Ángel Alonso (OLL) 

Año tras año miles de personas, llegadas de todos los confines del mundo, se adentran en el reino de las alturas que constituye la cordillera del Himalaya. Pese a la dureza del clima, los efectos de la altitud y el tener que desenvolverse en la más absoluta lejanía, a veces en la más terrible soledad y, en ocasiones, en el ambiente más inmisericorde que pueda encontrar un ser humano, cada vez son más los que se esfuerzan en alcanzar las cimas, allá donde habitan los dioses, por el simple hecho de que están ahí.

miércoles, 23 de mayo de 2018

Décimo aniversario del fallecimiento de Iñaki Ochoa de Olza

Nota del Autor (OLL). El 23 de mayo de 2008, un edema cerebral, agravado por otro edema pulmonar, se llevó la vida de Iñaki en las faldas de la décima altura del planeta, el Annapurna (8.091 m), en Nepal, también conocida como la Diosa Madre de la Abundancia, o la “montaña asesina” por su alto índice de mortandad (4 muertes, por cada 10 cumbres alcanzadas). Tras la puesta en marcha de una épica operación de rescate, no se le pudo salvar y su fallecimiento se produjo en el Campo IV, a 7.400 metros de altura… El texto que comienza a continuación tan solo aspira a ser un modesto homenaje a la memoria de un gran alpinista y una magnífica persona.

  
Por Ángel Alonso (OLL)

Ahora mismo podría sonar a tópico decir que se fue uno de los mejores, pero Iñaki lo era… Excelente persona, buen amigo y un extraordinario profesional de la montaña, hizo del Himalaya su segunda casa… ¿O tal vez la primera?... Su otra pasión, correr los toros en San Fermín.


Se inició muy joven en el himalayismo, con tan sólo 22 años, y pronto destacó por sus excelentes cualidades que le llevaron, entre otros retos, a subir ocho mil metros en tan sólo veinticuatro horas, o subir los 6.962 metros del Aconcagua en tan sólo 5 horas y 45 minutos, récord mundial que mantuvo hasta 2004.

viernes, 4 de mayo de 2018

Periodismo y Aventura

Nota del Autor (OLL). El texto que sigue a continuación en realidad es parte de un ensayo y el inicio de una conferencia que he tenido el privilegio de impartir en alguna ocasión. En él trato de aunar dos cosas que me han apasionado toda la vida y, quizás por mi formación académica y por las vicisitudes profesionales, en ocasiones he podido experimentar como si de una sola se tratase… De ahí la reflexión en la que os introduzco a continuación y que, espero, os resulte interesante y sea de vuestro agrado. 


Por Ángel Alonso (OLL) 

Aunque sean conceptos distintos, lo cierto es que la relación existente entre periodismo y aventura resulta muy difícil de separar. Incluso, si profundizásemos lo suficiente, podríamos llegar a la conclusión de que ambas facetas pueden llegar a ser inseparables, como las dos caras de la misma moneda. 


Desde el origen de los tiempos, retrocediendo al momento en el que una brizna de inteligencia iluminó el cerebro de algunos de los simios que habitaban la zona oriental de África y con ello comenzara la apasionante aventura de la Humanidad, si hay algo que ha diferenciado al hombre de los animales es su memoria colectiva, es decir, su capacidad de aprendizaje y asimilación de los conocimientos y experiencias transmitidas por los miembros de la especie, ya sean antecesores o contemporáneos, y su facilidad instintiva de avanzar en el conocimiento, de generación en generación.

viernes, 20 de abril de 2018

Groenlandia, la utopía de Erik el Rojo

Nota del Autor (OLL). Tuve el privilegio de visitar Groenlandia en agosto de 2000, cuando el cambio climático aún no estaba dando los síntomas que muestra en la actualidad y el deshielo no era tan evidente. Hace dieciocho años era difícil de predecir los niveles de calentamiento a los que hemos llegado, con la consiguiente alteración del paisaje y del entorno en el que se desarrolla la vida en esa parte del mundo… El siguiente reportaje es consecuencia de la fascinación que me produjo conocer, en aquel momento, una parte del planeta que, a todos los efectos, se podría considerar virgen… Desde allí, sentado en una piedra, frente a hermosos fiordos, hicimos dos programas de radio en directo, solventando con todas las dificultades y viviendo una experiencia maravillosa e irrepetible… Ni que decir tiene que esas dos ediciones de Objetivo: La Luna, fueron un éxito de audiencia… 


Por Ángel Alonso (OLL) 

Ya corría el año 870 de nuestra era, cuando algunos monjes irlandeses comenzaron a establecerse como ermitaños en esta isla cuyos 2.175.600 kilómetros cuadrados se extienden, en su mayor parte, al norte del Círculo Polar Ártico. 


Si los duros monjes irlandeses buscaban la soledad, no pudieron escoger un escenario más apropiado... Enormes territorios sin presencia humana alguna, donde extensos fiordos avanzan, con irrespetuoso desparpajo, tierra adentro hasta topar con el verdadero señor de estos parajes: el hielo... Y esto en la época estival, ya que, fuera de esta estación, las bajas temperaturas solidifican el mar de alrededor, uniendo con suelo firme la superficie terrestre y la marina, llegando incluso a establecer importantes puentes de tránsito con las islas próximas del oeste y con las tierras continentales de Canadá. Todo ello bajo el tenaz manto de la noche polar.

jueves, 19 de abril de 2018

Proyecto Trineo de Viento: Circunnavegación Antártida 2018 - 2019

Nota del Director (OLL). Además de retos deportivos y de divulgación, realizados en La Antártida durante las últimas décadas por diferentes equipos e instituciones, como por ejemplo el Equipo Militar de Alta Montaña del Ejército de Tierra y el equipo de Televisión Española Al Filo de lo Imposible, es de destacar el papel realizado por el explorador polar madrileño, Ramón Larramendi quien, con su Proyecto Trineo de Viento, ha realizado ya dos importantes expediciones a La Antártida, llegando al conocido como Polo Sur de Inaccesibilidad en 2005 y Polo Sur Geográfico en 2012, con un vehículo no contaminante, construido al modo tradicional de los nativos del Ártico (inuit), e impulsado por la fuerza del viento a través de cometas, con las que se controla y dirige el vehículo que, además de servir de transporte y vivienda, también es utilizado como base científica móvil.

Por estas fechas Ramón Larramendi se encuentra ultimando una nueva expedición, que daría comienzo durante el próximo otoño, con la que pretende realizar un recorrido circular de 7.000 kilómetros y de aproximadamente 100 días, por el interior de La Antártida, con un trineo de dos toneladas de peso, construido en cuatro módulos, con una longitud total de trece metros y cuatro de ancho, también impulsado por el viento, mediante cometas sujetas a la estructura y controladas mediante poleas.


Por Ramón Larramendi (OLL)

El proyecto Trineo de Viento no ha dejado de experimentar mejoras en los últimos 17 años. En la expedición del 2016, se testó su prototipo número diez, un paso más en el desarrollo de un vehículo sostenible único en el mundo.  El Trineo de Viento es un proyecto que se basa en un vehículo de funcionamiento sencillo y totalmente limpio que no deja de crecer. El último prototipo, y definitivo en sus características principales, tiene cuatro configuraciones diferentes.

sábado, 31 de marzo de 2018

Semana Santa en Besmayah


Nota del Autor (OLL). Hace ahora tres años, tuve el privilegio de vivir la Semana Santa junto a un grupo de legionarios españoles, encargado de instruir al ejército iraquí en el campo de adiestramiento militar de Besmayah, al sureste de Bagdad. Por la peculiaridad del escenario y por su alta espiritualidad, aquella fue una experiencia única que siempre recordaré. Lo que viene a continuación fue la crónica que, al día siguiente, en la mañana del sábado 4 de abril de 2015, envié para España… Este fue el relato…


Por Ángel Alonso (OLL) 

Al redoble del tambor y al toque de las cornetas, el Cristo de la Buena Muerte también procesionó bajo la luna iraquí, en la noche del Viernes Santo.


El sentimiento y el fervor religioso obraron el milagro de que, por espacio de más de dos horas, las distancias desapareciesen y los rincones de la Base Española Gran Capitán se transformasen en las calles de Málaga en Semana Santa… Pero también de Sevilla, Salamanca, Valladolid o el mismísimo San Juan de Puerto Rico… 

miércoles, 14 de marzo de 2018

Kilimanjaro, el sueño de una aventura africana


Por Ángel Alonso (OLL).

Dicen las gentes de la región, que “el Kilimanjaro es una montaña capaz de sacar lo mejor y lo peor de nosotros mismos, que en sus laderas nos podemos hacer grandes o pequeños, y que aquellos que consiguen llegar a la cima pueden ver su alma reflejada en los hielos perpetuos de sus glaciares…”


Pole… pole…” Me decía, de cuando en cuando, el guía que me acompañaba mientras trataba de subir por las laderas del techo de África… Lo que trataba de decirme en suajili mi atento compañero de ascensión, es que fuera despacio, “poco a poco…” Pero en realidad y a mi modo de ver, tampoco hacía falta que me dijera nada porque rápido, lo que se dice rápido, no iba… Las razones, primero que “la cuesta se las traía” y, segundo, que avanzaba intentando disfrutar al máximo del entorno, procurando que nada se me escapase, sabedor que estaba en el lugar con el que en tantas ocasiones había soñado y tratando de impregnarme de olores, colores y sonidos, al objeto de poder recordarlos durante el resto de mi vida… 

martes, 13 de marzo de 2018

Un mensaje desde las estrellas

Por Ángel Alonso (OLL)

En la noche del viernes 16 de marzo de 2007, dentro de las actividades programadas dentro del II Congreso Internacional de Exploración y Aventura de Canarias, tuvo lugar en Tenerife el acto de Entrega de Premios 2006 del Club de Exploración y Aventura de España 1997. Los premios pretendían distinguir a aquellas personas, empresas e instituciones que hubiesen realizado, apoyado o potenciado iniciativas encaminadas al descubrimiento, acercamiento y divulgación del conocimiento geográfico y de las diversas culturas que habitan la Tierra y que, también, hubiesen servido al periodismo, al arte, a la cultura, a la investigación o la ciencia. Entre los galardonados en esa edición estaba el astronauta estadounidense de origen español, Miguel López-Alegría, distinguido con el Premio Internacional Thor Heyerdahl 2006.


Veterano de tres misiones espaciales (1995, 2000 y 2002), en el momento de la entrega de premios, López-Alegría se encontraba realizando su cuarta misión, en esta ocasión, como Comandante de la XIV Expedición de la Estación Espacial Internacional, en órbita alrededor de la Tierra. El caso es que el astronauta madrileño se convirtió en el protagonista de la noche al enviar unas imágenes con un mensaje de agradecimiento para el Club de Exploración y un saludo para todos los asistentes al acto, desde la mismísima Estación Espacial Internacional (ISS), vía NASA, hasta el Hotel Escuela Santa Cruz, lugar en el que se desarrollaba el evento. Los que tuvimos el privilegio de estar allí, vivimos un momento muy emocionante que, por mucho tiempo que pase, jamás olvidaremos.

martes, 27 de febrero de 2018

“La Escalera de Laimel”


Nota del Director (OLL). No hay mejor forma de iniciar este blog que rindiendo un sincero homenaje a quien fue uno de los grandes del mundo de la exploración en España, José Manuel Novoa, quien nos dejó en septiembre del pasado 2017. Inauguramos la publicación de relatos y reportajes en el blog de “Objetivo: La Luna”, con un delicioso relato corto, lleno de magia y aventura, que José Manuel escribió como parte de un libro que, lamentablemente, ya nunca verá la luz… Lo que les invitamos a leer surge de la experiencia personal del primer viaje de José Manuel a la cuenca amazónica venezolana, en 1975, con tan solo 21 años … Éste es el modesto reconocimiento a la enorme figura de nuestro querido y añorado amigo… Por favor, disfrútenlo…


Por José Manuel Novoa (OLL)

“No, no; de eso no voy a hablar. Eso son cosas que se ven y si no se entienden se queda uno totalmente loco... Pero los mutantes lo van a pasar muy mal. Quizás no, pero si uno es descubierto seguro que les destruirían... Pero de eso no quiero hablar. Si quieres, te puedo enseñar un dibujo de un animal muy raro, que vive allá arriba”.


Alexander Laimel se levantó y comenzó a hurgar en un cajón de madera, que estaba sobre una estantería de bambú encima del fogón. Era ya muy tarde. Jiménez, un buscador de diamantes que me prestaba sus servicios como guía, y el indio camaracoto que nos ayudaba en la navegación por el Carrao, hacía tiempo que dormían en sus chinchorros, bajo un cobertizo, en la orilla del río. Estábamos en 1975. Yo tenía 21 años y era mi primera expedición. Regresábamos del Salto Ángel, el salto de agua más alto del mundo. El caudal del río Churun, se precipita al vacío desde la cresta de la meseta del Auyan Tepuy, a mil metros de altura, en el corazón del Macizo Guayanés venezolano.

lunes, 26 de febrero de 2018

Presentación del Blog


Por Ángel Alonso (OLL)

Han transcurrido ya más de dos décadas desde aquel sábado por la mañana de mayo de 1996, en el que, por primera vez, salió a las ondas un programa radiofónico sobre algo tan novedoso, por aquel entonces, como era el mundo de los viajes, la exploración y la aventura.